Este nuevo mecanismo entrará en vigor el próximo mes de enero de 2023 y lo pagarán tanto autónomos como empleadores y sus trabajadores por cuenta ajena.

A partir de 2023 y durante, al menos, 10 años se incrementará obligatoriamente la cotización para nutrir el Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

La argumentación empleada para aprobar este mecanismo es:

“En materia de medidas para preservar el equilibrio y la equidad entre generaciones, dada la dimensión intergeneracional del sistema de pensiones (y la carga excepcional que para su equilibrio va a suponer la jubilación de la llamada generación del baby boom), se hace necesario incorporar indicadores que ofrezcan una imagen más fidedigna del desafío que para el sistema supone el envejecimiento de la población. Y que liberen a las generaciones más jóvenes de un ajuste provocado por la llegada a la jubilación de grupos de trabajadores más numerosos”.

Esta cotización adicional finalista será de un 0,6%, una cotización que se repartirá entre empresa (0,50%) y trabajador (0,50%) tal como se hace ahora.

En el caso de los autónomos serán ellos los que asuman íntegramente dicho 0,60%.

Se regula en la Disposición final cuarta de la Ley 21/2021.